“Serrat & Sabina en el Luna Park”, nuevo disco de ‘Los Pajarracos’

Viva Spotify (¡VIVA!, responde el coro), porque ahora, que la crisis no me da ya capones, sino collejas de esas que siguen picando media hora después, esta aplicación me ha permitido escuchar muchísima música sin la necesidad de tener que acudir a la tienda. ¡Ojo! Quien les escribe sigue comprando discos -utilizando pretextos como el Día del Socio, de la Fnac-. Pero la adquisición de CDs se ha visto mermada y, debo reconocerles que, en los últimos seis meses, solo he comprado dos discos: Tempest, de Bob Dylan, y Old Ideas, de Leonard Cohen. Quiero decir que -valga la expresión- cuando invierto en un disco, lo hago porque yo lo considero un producto “de primera necesidad”, indispensable. Sin pasta no hay mujeres ni hay discos.

De ahí ese “Viva Spotify” inicial porque, como decía, ahora que la crisis no solo aprieta sino que ahoga, evita que te cagues en la puta hora en la que realizaste un desembolso en vano. Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina han publicado -lleva en el mercado desde el 6 de noviembre, me parece- Serrat & Sabina en el Luna Park, un pack que cuenta con un CD con 14 canciones y con un DVD con 30, que recoge lo “mejor” de los conciertos grabados los días 28 y 29 de abril de este año en Buenos Aires (Argentina). El precio es asequible -creo que todavía se mantiene la oferta de lanzamiento, y ronda los 16 euros– y el contenido está bien, así que animo a los fans de estos dos cantautores españoles que lo deseen a que adquieran el producto, porque no les defraudará.

A mí no me ha defraudado, pero tampoco me ha dejado con la boca abierta. Hablando solo del CD, digo que cuenta con un par de joyas dignas de conservación -estas son “Eclipse de mar” y “Una canción para la Magdalena”, cantadas por El Nano– pero, en general, se me hace aburrido. No sabéis como agradecieron mis oídos escuchar “Princesa” -la décima canción del disco-, con sus guitarras eléctricas tan nutridas y su rocanrol, después de una tira de canciones que sí, que están muy bien, pero que siguen una misma línea, que son muy bonitas, pero muy lineales y que, como diría mi mejor amigo, “apollardan” -es de Granada-.

¿El DVD? No me interesa. Fui a ver a Serrat y a Sabina a Madrid, al Palacio de los Deportes, y podría decir que como espectáculo de monólogos estuvo muy bien, pero que como concierto me dejó con hambre. Insisto: no estuvo mal, pero tampoco cumplió mis expectativas. Eso de estar tocando durante tres horas, y solo animarse con tres canciones (“Ocupen su localidad/Hoy puede ser un gran día”, “Princesa” y “La del pirata cojo”)… Comparándolos con los de la gira anterior –Dos pájaros de un tiro, enorme, divertida, llena de canciones de primera (muy importante esto) de todo tipo-, esta última -que todavía no ha acabado- ha sido, si se me permite, un poco coñazo. Menos mal que a la semana siguiente fui a ver a los Extremoduro, donde me hinché de un concierto en condiciones.

Por todo esto, no me compraré Serrat & Sabina en el Luna Park. Ya me las apañaré con Youtube y, como decía al principio del post, con Spotify.

Comenta con tu usuario de Facebook

comments

Jesús F. Úbeda

Jesús Úbeda nace en 1989 en Ciudad Real. En 2006 se traslada a Madrid, donde vive. Licenciado en Periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al utilizar nuestro sitio web, usted consiente el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Obtenga más información sobre: cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies